Versión para impresiónVersión para impresión

Nuestra Historia

Futurismo Ltd. fue creada en 1990 por el Sr. Ruben Rodrigues. Nuestra actividad de avistamiento de ballenas y delfines empezó en la costa norte de la isla de São Miguel en 1996 y más tarde se expandió a la isla de Pico y a la costa sur de São Miguel, donde todavía continua. Durante estos años hemos adquirido varios barcos, con la última incorporación a nuestra flota de nuestro catamarán “Cetus” en 2010. En 2006 Futurismo expandió sus actividades turísticas a tierra para incluir excursiones en jeep y furgoneta, senderismo, y más tarde, excursiones en bicicleta. En 2011 la empresa fue renombrada como “Futurismo Azores Adventures” y somos actualmente la mayor empresa de turismo activo de las Azores que ofrece variedad de paquetes de actividades de mar y tierra a lo largo del archipiélago. 

 

Futurismo inició la observación de cetáceos como una manera de convertir la tradicional caza de la ballena azoriana en una actividad más sustentable que permite a todos disfrutar de las ballenas sin fecha límite. Nos enorgullecemos de haber substituido la caza de la ballena en las Azores mientras guardamos las memorias de las viejas tradiciones. La caza del cachalote empezó en las Azores en el siglo XVIII cuando los balleneros americanos descubrieron que en este lugar había abundancia de ballenas y que tenía una localización ideal para abastecer en la travesía entre América y Europa. Muchos azorianos tuvieron la oportunidad de unirse a la tripulación de los barcos y rápidamente ganaron las habilidades necesarias para cazar cachalotes. Más tarde esos hombres adaptaron y desarrollaron las técnicas que mejor servían en las condiciones en las Azores.

Antes de salir al mar localizaban las ballenas desde los puestos de observación en tierra, conocidos como “vigias” en portugués. Los hombres de la vigía tenían prismáticos muy potentes y podían ver los soplos de las ballenas a mucha distancia de tierra. Los barcos que los balleneros azorianos utilizaban para aproximarse a las ballenas eran como pequeñas canoas equipadas con velas y remos. Las condiciones de vida en las Azores eran duras y la industria ballenera se convirtió en recurso económico fundamental durante un siglo y medio. Desde que la caza ballenera empezó, ha venido a aumentar la preocupación sobre el estado de la populación mundial de ballenas. Muchas populaciones habían sido cazadas casi hasta la extinción y todavía se enfrentan a muchas amenazas hoy en día. El pueblo azoriano se adaptó y cerró la industria ballenera en 1986. Los antiguos barcos balleneros fueron convertidos en barcos de competición y los puestos de vigía fueron restaurados para la observación de cetáceos. Futurismo todavía utiliza este tradicional método para la localización de ballenas y delfines con la ayuda de potentes binóculos.